viernes, 31 de octubre de 2008

DECLARACIÓN DE MÉRIDA, "Seguimos en la lucha"

DECLARACIÓN DE MÉRIDA
“Seguimos en la lucha”


Conforme con los términos y principios expuestos en la Declaración de Puerto La Cruz del 30 de mayo de 2008 que se expresan en el compromiso de organizar la lucha nacional en defensa de la universidad venezolana, su autonomía y los derechos de los universitarios, el Consejo Superior de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV), hace pública las siguientes consideraciones:

1. Reiteramos que las universidades públicas son instituciones fundamentales para impulsar el desarrollo del país. En ellas se produce la mayoría de las investigaciones científicas, humanísticas y tecnológicas y en su interior se concentra un capital humano de importancia estratégica, que se ha cultivado por décadas. Las Universidades albergan, también, una reserva ética y una conciencia crítica que resultan fundamentales a la hora de definir el futuro del país.
2. Entendemos que sin las acciones de protesta y movilizaciones organizadas por FAPUV no se hubiera concretado ni siquiera el ajuste salarial del 30% anunciado por el Ministro de Educación Superior.
3. Asumimos que sólo la lucha gremial en el marco de los términos establecidos por la Constitución Nacional hará posible que el gobierno asuma su responsabilidad con la educación superior y modifique los términos y alcances de una política que mantiene en emergencia a las universidades públicas venezolanas. Debemos derrotar el empeño oficial de vulnerar la autonomía universitaria, utilizando un sinnúmero de mecanismos punitivos entre los que destacan la “repetición” sistemática de los presupuestos universitarios.
4. Denunciamos que la repetición de los presupuestos universitarios para el año 2009 implica que las universidades no cuenten con recursos para cancelar ascensos, cambios de dedicación y la variación de la antigüedad del personal; que no será posible proveer ni reponer cargos. Los gastos de funcionamiento y los recursos destinados para financiar los servicios básicos de comedor y transporte serán los mismos que se presupuestaron en el 2007. Además resultan claramente insuficientes los recursos destinados para las preparadurías, los cursos intensivos, las pasantías y las prácticas de campo. No habrá disponibilidad para expandir la dotación y el equipamiento de las unidades académicas y administrativas ni se podrán actualizar los montos destinados al mantenimiento preventivo y correctivo de las instalaciones. Esta situación se proyecta de forma perversa también en algunos aspectos claves que afectan y desmejoran nuestra situación como trabajadores como la imposibilidad de ajustar la cobertura del HCM Básico.
5. Alertamos que aún no se tiene respuesta oficial sobre la diferencia entre el 30% anunciado y el 43,34% de ajuste que nos corresponde por la correcta aplicación de las Normas de Homologación, dado que el anuncio del ministro lo tomamos como un anticipo; el incremento tanto de los recursos destinados a la previsión social como los correspondientes al HCM y a la contingencia médica; la creación del fondo de vivienda; la reactivación del Programa de Beneficio Académico para el año 2009; el ajuste a 90 días de los bonos vacacional y de fin de año en el 2008 y a 120 días en el 2009; el ajuste de la Prima por Hijo; el aumento del porcentaje para pagar los intereses sobre prestaciones acumuladas de 8,5% a 17% a partir de 2009 y el la cancelación de los pasivos laborales.
6. Reiteramos que cualquier decisión en relación con los Fondos de Pensiones y Jubilaciones de las universidades nacionales debe ser tomada de manera autónoma y democrática en cada institución, y de común acuerdo, por su Consejo Universitario, su Asociación de Profesores y su Consejo de Jubilados. En tal sentido exigimos participación en la comisión que se constituyó en la reunión del CNU del día 30-10-08, para discutir el destino de los Fondos, la cual va a ser coordinada por el Director de la OPSU. Es inaceptable que se pretenda realizar una discusión como ésa de espaldas o sin participación del gremio. Por lo tanto demandamos la incorporación permanente de un representante de FAPUV en esa comisión.
7. Expresamos nuestra solidaridad y compromiso con todo el pueblo venezolano frente a la profundización de la crisis social que vive el país. La pobreza, la inseguridad personal y social, el desabastecimiento y la disminución acelerada del poder adquisitivo del salario, son el origen del creciente descontento que se expresa a través de múltiples acciones de protesta social.
8. Rechazamos que todavía se mantengan cuatro universidades intervenidas: la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Rómulo Gallegos (UNELLARG) desde 1999; la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (UNEFM) desde 1999; la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR) desde 2000, y la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Ezequiel Zamora (UNELLEZ) desde 2001.
9. Demandamos el cese inmediato del hostigamiento contra las universidades; elecciones en las universidades intervenidas; la ampliación y diversificación de la oferta en la Educación Superior; la reposición de cargos en las universidades existentes; la creación de nuevos cargos; la superación del cerco presupuestario; un ajuste salarial que compense el índice de inflación en Venezuela, que es el más elevado en América Latina, y cumplimiento estricto de las Normas sobre Homologación de Sueldos y Beneficios Adicionales de los Miembros del Personal Docente y de Investigación de las Universidades Nacionales, porque constituyen desde 1982 el instrumento legal, válido y vigente para el ajuste salarial del profesorado. Se trata de nuestra convención colectiva, y por tanto, tenemos el derecho, de acuerdo con el Artículo 96 de la Constitución a su negociación.

Por todo lo anterior, vamos a mantener la constancia, la participación, la unidad y las acciones de protesta que nos han permitido alcanzar algunos éxitos parciales, hasta garantizar el cumplimiento pleno de nuestros derechos, los cuales constituyen conquistas históricas del sector universitario.