lunes, 19 de octubre de 2009

Carta Abierta

CARTELERA DE FAPUV


CARTA ABIERTA


Ciudadano Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías

Ciudadano Vicepresidente Ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela, Ramón Carrizales

Ciudadano Ministro del Poder Popular para Economía y Finanzas, Profesor Alí Rodríguez Araque

Ciudadano Ministro del Poder Popular para la Planificación y Desarrollo, Profesor Jorge Giordani



Ante la falta de respuesta por parte de los Organismos competentes, acudimos a Ustedes en representación de la Junta Directiva de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV), en la oportunidad de reiterar un conjunto de planteamientos relativos al incumplimiento y/o desconocimiento de reivindicaciones y derechos esenciales del personal docente, activo y jubilado de las universidades públicas venezolanas, situación ésta que golpea dramáticamente el poder adquisitivo y la calidad de vida de este importante sector laboral del país.



1. Incumplimiento de las Normas de Homologación (NH) 2004-2005, 2006-2007 y 2008-2009, cuya consecuencia directa ha sido la disminución del salario real del personal docente de las universidades, en más de un 50%.



2. Deuda de capital de las prestaciones sociales causadas a partir de 2008 y de los intereses sobre prestaciones sociales a partir de 1998, con el personal jubilado y pensionado. Al respecto cabe señalar que el Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior (MPPES) a través de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU) ha ideado un subterfugio para desconocer más de la mitad de la deuda por este concepto, alterando los cálculos correspondientes, acción ésta que, de concretarse, constituirá una violación clara del principio constitucional de progresividad de derechos, y un atentado alevoso contra el ya disminuido patrimonio del personal jubilado de nuestras universidades. Al respecto, es importante recordar que las tasas de interés a considerar para cada periodo son las dispuestas por la Ley Laboral vigente al momento del cálculo.



3. Deuda del retroactivo del período enero-septiembre de 2008, y su incidencia sobre el bono vacacional, por ajuste salarial de 30%.



4. Bono de Alimentación al Personal Docente Emérito: El personal docente jubilado y pensionado de las Universidades Nacionales representa el único sector de jubilados de la administración pública que no recibe este beneficio en contradicción con el principio de igualdad que establece nuestra Constitución. Por razones de necesidad y de equidad se les debe cancelar a la mayor brevedad este beneficio que sí reciben los jubilados de la Asamblea Nacional, CNE, Instituto Autónomo de Aeropuertos, Ministerio del Poder Popular de Interior y Justicia, PDVSA, entre otros; así como el personal administrativo y obrero jubilado de las Universidades Nacionales.



5. Prima por Hogar: En cumplimiento de la Constitución y de la cláusula de extensión contenida en las Normas de Homologación, este beneficio le corresponde a los docentes activos, jubilados y pensionados y así ha sido reconocido por OPSU. Sin embargo, no se ha cancelado ni se ha incluido en el presupuesto.



6. Deuda por concepto de trabajo en el período vacacional 2009: Debido al grave deterioro del salario real del personal docente de nuestras universidades, muchos colegas se ven en la necesidad de trabajar durante sus vacaciones en los cursos de verano para mejorar un poco el ingreso familiar. Este sacrificio de sus vacaciones no ha sido compensado con el pago del trabajo realizado. El Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior a través del Viceministerio de Políticas Estudiantiles, ha dispuesto entregar a estudiantes, y no a las universidades, que son las que contratan a los profesores, los recursos para el pago de los docentes en los cursos universitarios de verano. Esto constituye una grave irregularidad. Los docentes no han recibido su pago y nadie responde por eso.



7. Ajuste de Beneficios Adicionales y Complementarios (Aportes Federativos): Existen en las Normas de Homologación los beneficios llamados aportes federativos, que son conceptos recurrentes, obtenidos como resultado de los acuerdos entre el gremio profesoral y el Estado-patrón, y que representan aportes tomados del porcentaje de ajuste salarial, para sustentar programas y beneficios sociales que mejoren la calidad de vida de los universitarios y sus familiares. Es el caso de los aportes para anticipo de Prestaciones Sociales, HCM, Previsión Social, Contingencia Médica, entre otros, cuyos porcentajes deben ser mejorados y que esperan por la firma de las Normas. También los aportes para el Fondo de Vivienda establecidos en las Normas de Homologación desde el año 1996, compromiso que nunca se ha cumplido.



8. Deudas del Ejecutivo con el Programa de Beneficio Académico (CONABA): los aportes para el Programa del Beneficio Académico (CONABA) están paralizados desde el año 2002 por parte de la OPSU. Esto ha traído como consecuencia la suspensión de dicho Programa, único dirigido a reconocer la productividad en el ejercicio de la docencia y actividad académica en general del profesorado de nuestras universidades.



9. Deudas con la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela: desde el año 2002 la OPSU ha paralizado los aportes para los gastos de funcionamiento de la FAPUV, establecidos en las Normas de Homologación.



Presupuesto Universitario: El Ejecutivo Nacional, sin discutirlo en el CNU, una vez más ha impuesto un presupuesto significativamente menor al requerido por las universidades, en el cual no se incluyen los compromisos laborales con docentes, empleados y obreros; no se considera el crecimiento vegetativo (ascensos y reclasificaciones) ni la reposición de cargos, y no se incluye el necesario incremento para los beneficios estudiantiles y para FAMES. Por otra parte, la reducción sostenida de los gastos de funcionamiento de las universidades, afecta gravemente servicios fundamentales como el comedor, así como las actividades de docencia, investigación y extensión, con peligro de paralización por carencia de los recursos materiales mínimos indispensables para su desarrollo


Las condiciones de trabajo y la calidad de vida del profesorado universitario se han deteriorado dramáticamente por el incumplimiento y desconocimiento sistemático de sus derechos y reivindicaciones por parte del Estado-patrón. Es función del Estado velar por el bienestar del pueblo. Esto debe privar en sus actuaciones aún en las circunstancias cuando funge como patrón. Por otra parte, la deuda social y la educación deben asumirse como prioridad. Le pagaron al Fondo Monetario Internacional antes de tiempo y completo ¿Por qué no al pueblo venezolano?



En consecuencia, solicitamos a Ustedes el impulso inmediato de todas las acciones necesarias para saldar a la brevedad el conjunto de deudas del Ejecutivo Nacional con el personal docente activo y jubilado de las universidades nacionales, así como para garantizar las condiciones indispensables para el desarrollo de la labor académica de calidad que merece nuestro pueblo y que demanda la Nación.



JUNTA DIRECTIVA



“ES FAPUV UNA TIERRA DE HORIZONTES ABIERTOS

EN LA CUAL SE SIEMBRAN LUCHAS Y SE COSECHAN DERECHOS”





fapuv@cantv.net http://fapuv.blogspot.com www.fapuv.org.ve https://twitter.com/FAPUV

2 comentarios:

jaime dijo...

Irrestricto apoyo a la FAPUV y seccionales dado que tales solicitudes están apegadas a la ley, normas y acuerdos federativos. Lo de los intereses sobre prestaciones sociales es un vulgar atraco y una injusticia de marca mayor.Pueden pagar en Vebonos en el lapso y condiciones que satisfagan las partes.

jaime dijo...

Nuevamente hacemos un llamado a la sensatez al gobierno nacional, que no cometa un acto arbitrario e ilegal en contra del personal jubilado de las universidades nacionales, precisamente en un momento tan difícil para el país, en donde las transgresión de la normativa jurídica se ha convertido en una costumbre que ya raya en la mas absurda autocracia y en el cese de las libertades ciudadanas.
Reiteramos nuestro apoyo incondicional a la FAPUV y demás gremios que hacen vida legítima dentro de las instituciones de educación superior de Venezuela.